Opiniones sobre “Un corazón para Opalina y otros cuentos fantabulosos” III

La vida, a veces, te da alegrías inesperadas. Si, además, esas alegrías implican conocer a alguien maravilloso, la felicidad es doble.

Tener a Manuel Francisco Reina como uno de mis mejores y más leales amigos me ha traído y me trae muchísimas buenas noticias y momentos, y hace muy poco, de nuevo gracias a él, he conocido a una persona sensacional.

Os hablo de Carmen Guaita. Maestra, escritora, filósofa… Y, si todo sale bien, la encargada de presentar “Un corazón para Opalina y otros cuentos fantabulosos”. De hecho, ella ha sido quien ha escrito una frase para la contra del libro tan bonita que ha sido el regalo perfecto.

“Los cuentos me han encantado. Están llenos de infancia, y eso es algo excepcional. Son una maravilla, poéticos y verdaderos hasta la médula”.

Gracias, Carmen, por ser tan generosa y por compartir vida y aficiones.

“Necesitamos recobrar el respeto que nos debemos a nosotros mismos”.

Carmen Guaita

 

 

Sometimes, life brings you unexpected moments of happiness. If those moments come with someone wonderful, the happiness is even bigger.

Having Manuel Francisco Reina as one of my dearest friends has always brought a lot of good news and, quite recently, and thanks to him once again, I have met an amazing person.

This person is Carmen Guaita. Teacher, author, philosopher… And, if nothing changes, the person who will present “A heart for Opalina and other fantabulous stories”. Actually, she is the one who has written a comment about my book for the cover, a so beautiful sentence that it has been the perfect present for me.

“I have really loved the tales. They are full of childhood, and that is amazing. They are wonderful, poetic and realistic to the bone”.

Thanks so much for being so generous and for sharing with me your life and hobbies.

“We need to recover the respect we should have to ourselves”.

Carmen Guaita

Anuncios

Crítica: Seis de cuervos

Título: Seis de cuervos

Autor: Leigh Bardugo

Editorial: Hidra

En cuanto empecé a ver este libro por redes (muy buen trabajo de la editorial) y leí el argumento supe que tenía que leerlo. Siempre he tenido debilidad por esas historias con grupos de personas con distintas habilidades que luchan por un fin común. Un convicto, una espía, un pistolero, una Grisha, un ladrón, un fugitivo… Demasiado tentador para no leerlo, así que me tuve que hacer con él.

Aunque es un libro bastante comentado en redes, os dejo, como siempre, con mi análisis de puntos fuertes, lo que más me ha gustado y lo que menos.

Puntos fuertes:

La edición: aunque no siempre es bueno juzgar un libro (ni nada) por su aspecto físico, decir que la edición de este libro (al igual que su continuación) no llama la atención es, simplemente, mentir. La portada es preciosa y que los filos de las páginas no sean blancos, sino negros (rojos en el segundo libro, preciosos) ya es algo que atrae, y mucho.

Los personajes: todos son tan dispares y peculiares que su unión parece algo imposible. Las habilidades de cada uno son las que los hacen ser de una u otra forma y todas esas disputas entre ellos, amenazas y secretos los convierten en unos personajes geniales. Además, están muy bien descritos por la autora. Kaz, el protagonista, es un “personajazo”, al igual que Nina, mi favorita, e Inej, que tampoco está nada mal.

Los escenarios: el mundo creado por Bardugo es una maravilla. Cada ciudad, cada edificio, cada lugar que aparece en la novela está lleno de detalles y son muy originales y apropiados para la historia.

Lo que más me ha gustado: además de esa unión de personajes tan distintos, me ha encantado todo lo relacionado con los Grisha. Si no he leído mal, la autora publicó anteriormente una trilogía en la que los Grisha son los protagonistas. Me encanta todo lo que tiene que ver con ellos, al igual que me gusta todo lo relacionado con la jurda parem, así que tendré que echarle un ojo también a esos libros.

Lo que menos me ha gustado: quizás por todos esos detalles que se dan, la historia sucede muuuuuuuuuuuuuy lenta. Y pongo tantas úes porque, de verdad, se me ha hecho muy, muy largo. Me gusta que las descripciones sean detalladas (yo mismo las hago así en mis libros), pero hay escenas que tardan una eternidad en ocurrir y he tenido muchas tentaciones de avanzar páginas sin leerlas porque me había cansado. En mi humilde opinión, esta misma historia con unas cuantas páginas menos habría sido una historia redonda. Por otra parte, y esto es algo personal, no me gusta que haya capítulos de veinte páginas y otros de tres. Me corta el ritmo de lectura.

Mi sensación final al terminar esta primera parte de la saga es que es un muy buen libro. La historia es muy buena. Los personajes son muy buenos. Los escenarios son muy buenos. Tiene muchas ideas que no he leído en otros libros. Está muy bien escrito. Mantiene la tensión por saber qué va a ocurrir. Demasiado largo. Lento, muy lento, casi siempre. Aburrido (por lento) en algunas partes. Aun así, y aunque me ha costado, me ha gustado mucho y, en cuanto me desintoxique del “universo cuervo” un poco, le meteré mano a la segunda parte, que ya está esperando en mi librería.

A los que lo habéis leído, ¿qué opinión tenéis? A los que no, ¿creéis que lo haréis algún día.

Gracias y un abrazo para todos.

“Ninguno de nosotros sigue adelante sin una mirada hacia atrás. Continuamos llevando siempre con nosotros a los que hemos perdido.”

Leigh Bardugo en “Seis de cuervos”.

 

Opiniones sobre “Un corazón para Opalina y otros cuentos fantabulosos” II

Hoy le toca el turno a una persona tan especial como maravillosa: Miriam Díaz Aroca.

Sí, ella ha sido otra de mis “lectores cero” (¡y menuda lectora!) y, generosa como es, le ha dedicado estas preciosas palabras a mi nuevo libro. Además, como sabéis, le ha puesto voz a uno de mis cuentos, algo que estoy deseando compartir con todos vosotros.

“Bucea en la magia de esta otra realidad”.

Miriam Díaz Aroca

Opiniones sobre “Un corazón para Opalina y otros cuentos fantabulosos”

Estos días voy a aprovechar que ya hay algunos lectores (y qué lectores) de mi siguiente libro, “Un corazón para Opalina y otros cuentos fantabulosos”, y sus comentarios tras leerlo me han llegado tan al corazón que quiero compartirlos con todos vosotros.

Los iré subiendo uno a uno para no agobiaros…

“Nada más difícil en literatura que escribir para niños y adolescentes”.

Manuel Francisco Reina

Maquinando cositas con Miriam Díaz Aroca… / Plotting some stuff with Miriam Díaz Aroca

La entrada de hoy es para compartir con vosotros una sorpresa. Como sabéis, dentro de no demasiado saldrá mi tercer libro “Un corazón para Opalina y otros cuentos fantabulosos” y tengo que deciros que esta nueva criatura llega con un pan bajo el brazo.

Tengo la inmensa suerte de conocer a esta pedazo de actriz y mejor persona que es Miriam Díaz Aroca y hoy me (nos) ha prestado su voz para uno de mis nuevos cuentos. ¡Ha sido una pasada!

Hay que esperar a editar el audio, pero ya os adelanto que le ha quedado precioso y que os va a encantar tanto como a mí. Y, por si os lo preguntáis, sí: hay más voces preparadas para grabar el resto de los cuentos…

¿Veis a Miriam de hada? ¿De unicornio? ¿De sirena? Espero no tardar mucho en poder desvelarlo… 😉

Un abrazo enorme y ¡gracias, Miriam!

“Solos podemos hacer muy poco; juntos podemos hacer mucho más”.

Helen Keller

 

Today’s post is a surprise for you. As you all know, my next book “A heart for Opalina and other fantabulous stories” is coming in not so much time and I have to tell you that it comes with a wonderful present.

I’ve got the pleasure of knowing the amazing actress Miriam Díaz Aroca and today she has lend me (us) her voice for one of my tales. It has been lush!

We need to wait to get the audio ready but I assure you that the result will be stunning and that you are going to love it as much as I do. And, just in case you are wondering so, yes: there are more voices ready to record the rest of the stories…

Do you imagine Miriam as a fairy? As a unicorn? As a mermaid? I hope you don’t have to wait much to know it…

A big hug and thanks a lot, Miriam!

“Alone we can do so little; together we can do so much”.

Helen Keller

Conectando tras la desconexión/ Re-connecting since the disconnection

W

Pues sí. Una vez más, he dejado el blog abandonado más tiempo del que debía y os pido perdón por eso. Sin que sea excusa, llevo unos meses bastante liado entre unas cosas y otras y he tenido que “desconectar” un poco de algunas obligaciones, pero ya estoy de vuelta y, en esta entrada, os cuentos cómo va todo lo relacionado con mi vida como profe y como escritor.

Ya tengo un puesto indefinido en el colegio donde estuve sustituyendo el curso pasado. Soy tutor de un 2º de primaria y tengo muchas clases también en un 1º, todo en inglés. La verdad es que estoy encantado con los dos grupos. Sabéis que los peques me gustan mucho, pero es que, además, he tenido mucha suerte y son dos grupos maravillosos.

Sin pensar en fechas (aprendí a hacerlo a la fuerza), dentro de poco tendré (y tendréis) en las manos mi siguiente libro: “Un corazón para Opalina y otros cuentos fantabulosos”.

Ayer mismo retomé la escritura de la segunda parte de “El destino de Tamarán”. Ya he superado las cien páginas y, aunque necesito volver a formar parte de ese mundo para dar pasos más firmes, estoy muy contento con cómo va avanzando.

Tengo por ahí otras cosillas moviéndose, algunos proyectos más empezados, otros casi terminados… Pero, de todo eso, os hablaré cuando sean realidades.

¡Os seguiré contento!

Muchos abrazos.

“El arte del descanso es una parte del arte de trabajar”.

John Steinbeck

Well, it’s been quite a long time since my last post, so I apologize for that. Without being an excuse, I’ve been quite busy and I needed to “disconnect” a bit from my obligations, but now I am back and, in this post, I will tell you about everything in relation with my life as a teacher and as an author.

I’ve got a permanent job in the school where I was covering last year. I am the tutor of a second year in primary and I also teach in first year, everything in English. If I am honest I am very happy with both of them. You all know I love children but, furthermore, I’ve been lucky and the two groups are wonderful.

Without thinking of dates (I learnt not to do it), son I’ll have (and so will you) my next book: “A heart for Opalina and other fantabulous stories”.

I could re-start writing yesterday, so the second part of “The destiny of Tamaran” has already more than a hundred pages. I still need to be a part of Tamaran again to walk faster, but I am happy with it so far.

I’ve got more stuff moving around, some projects that I have already started, some others which I’ve finished… But I will tell you about all that when they become true.

I’ll keep you updated!

Hugs!

“The art of relaxing is a part of the art of working”.

John Steinbeck

 

Crítica: Serafina y la capa negra

Título: Serafina y la capa negra

Autor: Robert Beatty

Editorial: Alfaguara

Os confieso que me leí este libro “por error”. Pedí por mi cumpleaños “Seraphina” (del que también haré crítica en algún momento) y me llegó “Serafina”. Lo mejor de todo es que me llegó la segunda parte, “Serafina y el bastón maligno”, y, como vi que la historia podría gustarme, me compré el primero y lo leí.

La saga tiene muchísimos premios y reconocimientos y, por lo general, las críticas y reseñas que he leído son bastante positivas, aunque os dejo con mi análisis, como siempre: puntos fuertes, lo que más me ha gustado y lo que menos.

Puntos fuertes:

La propia historia de Serafina. Es un muy buen personaje y su “origen” es uno de los aspectos que más me han gustado del libro.

Los escenarios: será por mi fascinación por Agatha Christie, pero la Casa Biltmore y todos sus alrededores me parecen el lugar idóneo para una historia de misterio.

El villano: sin que desvele nada, me gusta cómo aparece el malo de la historia, sus motivos y la capa negra es un buen punto.

Lo que más me ha gustado: aunque es fácil verlo con anticipación (es lo que tiene leerse un libro así con más de treinta años), saber quién es Serafina, de dónde viene y por qué es así me ha gustado bastante.

Lo que menos me ha gustado: por una parte, como acabo de indicar, creo que es un libro que está hecho para la edad que es. Bueno, rectifico, indican que es a partir de los nueve años y, por lo que conozco gracias a mis alumnos, creo que a los nueve años a muchos chicos se les haría largo y algo complicado (aunque es mi opinión y hay excepciones, claro). Lo que quiero decir es que hay libros middle-grade que son muy aptos para adultos, pero no me parece que este sea el caso. Me ha costado bastante seguir leyendo, me ha aburrido en muchas partes y hasta a mí se me ha hecho largo y pesado. Puede que sea algo mío, pero se me queda pobre. Algo que tampoco me gusta es que sea una saga. A veces tengo la sensación de que una historia quedaría mucho mejor en un único libro que en una saga. Me parece que, tras el éxito de esta primera parte, el autor o los editores o quien fuera decidieron aprovechar el tirón y continuar una historia que, para mí, está rematada. Puede que me desdiga cuando lea los libros siguientes, pero suelo equivocarme poco con estas cosas. Aunque algunos queráis matarme, me pasó lo mismo con la tetralogía de Ruiz Zafón: con La sombra del viento me quedé maravillado, pero de la segunda parte me leí solo unas pocas páginas porque me pareció alargar una historia porque sí y que era más de lo mismo.

Aun así, y ya que tengo el segundo libro y que ya ha salido el tercero, intentaré terminar la saga para saber qué ocurre con un personaje que, como os digo, sí me parece interesante. ¿Recomendarlo? Bueno… A un adulto, no (y yo leo muchísima literatura infantil y juvenil, además de escribirla). A chavales a partir de cuarto de primaria (unos diez años) sí creo que les puede gustar (aunque insisto en que creo que a muchos se les hará largo). En fin, que no es un libro que me haya encantado, la verdad, aunque sí ha tenido puntos que me han gustado y que me invitan a seguir leyendo.

¿Alguno lo ha leído? ¿Qué opinión tenéis?

¡Un abrazo!

“No son las batallas que perdemos o ganamos las que nos definen, sino aquellas que estamos dispuestos a librar”.

Paul Beatty, Serafina y la capa negra