Crítica: Persona normal, de Benito Taibo

Título: Persona normal

Autor: Benito Taibo

Editorial: Planeta (Crossbooks)

Después de verlo por tantos sitios, leer que era una maravilla, que había que leerlo sí o sí; recomendaciones, reseñas, críticas muy positivas… ¿Cómo no iba a leer “Persona normal”? Tuve que hacerlo y, aunque luego leeréis algunos puntos que me han chirriado un poco, lo cierto es que me alegro mucho de haberlo leído. Os dejo con los puntos fuertes antes de deciros lo que más y lo que menos me ha gustado, como acostumbraré a hacer siempre que haga alguna crítica literaria.

ed7075d8f1d2e87f01c4c3029b6144f8

Primero: y por encima de todo lo demás, el tío Paco. Qué delicia de personaje, qué ternura inspira, qué forma tan bonita de vivir, de querer, de educar… Una buena figura a la que intentar parecerse a la hora, en mi caso, de dar clase a mis alumnos.

Segundo: las recomendaciones de libros. Siempre es de agradecer que alguien con la autoridad suficiente nos recomiende lecturas, y el libro está plagado de ellas, todos reunidos al final del libro en “La biblioteca de Sebastián”.

Tercero: la forma de escribirlo. Sebastián es muybuen narrador, la lectura es fluida, sencilla, llena de esos momentos que te pellizcan el corazón un poquito… Todo eso (sobre todo lo último) a mí me gusta bastante cuando leo.

Lo que más me ha gustado: sin lugar a dudas, ese pedazo de personaje que es el tío Paco. Solo por él ya merece la pena leer la historia.

Lo que menos me ha gustado: aun a riesgode que me echen a los leones, he de confesar que hay algo en el libro que hizo que tuviera que espaciar la lectura. No. No pude leerlo del tirón y he tardado bastante en terminarlo (aunque ha habido otras lecturas intercaladas). ¿El motivo? Quizás es cosa mía, pero ha habido varios momentos en los que he percibido un leve tufillo a “moralina”. Como si el autor tuviese la verdad absoluta sobre ciertos temas y tuviera que dejar claro que la vida hay que vivirla así, tal y como él dice, siguiendo al pie de la letra sus consejos porque, de lo contrario, estarás haciendo mal las cosas y malviviendo tu vida. Insisto en que quizás es cosa mía, pero he tenido esa sensación en bastantes ocasiones mientras leía.

Quiero incluir también que, aunque las recomendaciones de libros me parecen un punto a favor del libro, es cierto que también había veces en que me ha parecido que no era necesario incluirlos. Me explico. Ha habido veces en que he pensado “esto está escrito única y exclusivamente para meter a capón una recomendación literaria y ni me cuadra ni lo necesitaba”. ¿Me entendéis?

A pesar de estos puntitos negativos, recomiendo “Persona normal” y ya tengo varias anotaciones para leerles a mis alumnos, esperando que las enseñanzas del tío Paco les pellizquen el corazoncito igual que lo hicieron con el mío.

Si tenéis opiniones parecidas o contrarias a las mías, estaré encantado de leerlas.

Un abrazo,

Jorge Pozo Soriano

“Porque, si algo he aprendido, es que la literatura es un tesoro y hay que compartirlo”.

Benito Taibo , “Persona normal”

“La edad de la ira”, de Fernando J. López

Título: La edad de la ira

Autor: Fernando J. López

Editorial: Espasa

c89dbd1c46e9799c6529a5108519ddef

Desde que lo de ser escritor se me va volviendo algo más serio, las lecturas me cuestan más y más. Empiezo muchos libros, pero acabo pocos. Encuentro motivos que antes ni veía para dejar un libro a medias. Me he vuelto muy estricto, muy escrupuloso o muy cretino (o todo a la vez). Llevaba ya tiempo rumiando la idea de comentar los libros que van cayendo en mis manos, pero esa falta de constancia como lector me lo ponían muy difícil. Al fin, desde que leí la primera página de “La edad de la ira”, lo tuve claro: se convertiría en mi primer abordaje en esto de los comentarios literarios.

Antes de empezar, os aviso, no voy a hacer reseñas ni sinopsis (eso es fácil de encontrar en las redes), sino que haré comentarios personales sobre lo que leo. En la medida de lo posible, intentaré que el comentario vaya acompañado de una foto más o menos interesante del libro en cuestión. Bienvenidos a esta nueva dedicación que espero disfrutéis tanto como lo hago yo.

“La edad de la ira”, de Fernando J. López, llegó a mí recomendado por mi primo Rubén (mil gracias) y esa recomendación sumada a que su autor se dedica también a la docencia, no tuve duda en comprarlo y llevármelo como lectura para las vacaciones. No me equivoqué al hacerlo. Incluso estando en el Caribe colombiano (como habréis visto en la foto), no he podido para de leer. En el avión, en la cama, en cada espera, en una tumbona, a orillas de la playa… ¿Qué tiene este libro para ser el primero en mucho tiempo que me leo del tirón, sin titubeos y totalmente enganchado? Intentaré ir paso a paso (el orden no implica que un paso me haya parecido más importante que otro):

Primero: el lenguaje. Claro. Conciso. NATURAL. Tal y como se espera de sus personajes y sus situaciones.

Segundo: la ambientación. Nunca pensé que una historia de instituto (aunque el libro sea mucho más que eso) me iba a atrapar tanto. Lo mejor de todo ha sido que en cada momento veía mi instituto, el Felipe II, en Moratalaz, y veía mi propia adolescencia. He recordado mi paso por la secundaria y el bachillerato, a mis compañeros, a mis profesores… Y, aun con algunos momentos menos positivos, he vuelto a ser tan feliz como lo fui entonces (gracias, Fernando).

Tercero: los temas que se tratan y, sobre todo, cómo se tratan. Homosexualidad en la adolescencia (y no solo en la adolescencia). Sistema educativo. Bullying. Con permiso del autor, me hago dueño de todas y cada una de las afirmaciones que hace sobre los tres temas. No le cambiaría ni una coma a nada. Es más, sin creer mucho en el binomio “lectura obligatoria”, creo que este libro tendría que serlo, y no solo para alumnos, sino para profesores y, sobre todo, para padres. Hace poco las fieras de Twitter se me echaban encima por opinar sobre un tema que, por conocido desde varios prismas, me quema: el bullying. Solo porque dije que no hay que culpar de manera sistemática a los centros y sus profesores y que había que ir más allá, dependiendo de cada caso, y no olvidarnos de los grandes olvidados en titulares y noticias siempre que se da un nuevo (y triste) caso: los padres. Gracias de nuevo, Fernando, por hablar del tema sin tapujos. De esos momentos cruciales en la vida de los jóvenes (y no tan jóvenes), de los que hay que estar más (y mejor) pendientes; de esos profesores que, por uno u otro motivo, prefieren no ver y, por lo tanto, no actuar y se convierten en cómplices, pero también de los muchos docentes, entre los que me incluyo, que se dejan la piel en evitar que estas situaciones ocurran; gracias por cantar las miserias de un sistema educativo que hace aguas por todas partes; gracias por meter en el tablero del juego a los padres, a las familias. El día que profesores y familias entendamos que no somos contrarios, sino colaboradores en la formación y educación de los chavales, puede que (“puede que, puede que”) mejoremos en muchos aspectos.

Cuarto: el estilo. La mezcla de los testimonios de los distintos personajes con la narración de Santiago hace que la lectura sea amena y que dejar de leer sea un martirio al no poder avanzar en las pesquisas de este periodista con vocación de detective en quien todos los personajes se vuelcan para contar sus miserias, abriendo a cada uno en canal para comprender aspectos de sus vidas personales que van sorprendiendo al lector y que lo atrapa en una historia, la de Marcos, tanto como a él mismo.

Lo que más me ha gustado: con todos los puntos que he remarcado, creo que me quedo con la forma en que el autor trata esos temas tan en boca de todos, la mayoría sin mucha idea de nada. Por eso, leer algo sobre el bullying escrito por alguien tan válido como Fernando J. López y sentir que da en el clavo y que mis propias ideas al respecto son las mismas que él apunta me hace pensar que libros como el suyo son absolutamente necesarios y, por eso, quiero poner mi pequeño grano de arena para recomendarlo y para que pueda llegar al mayor número de personas posibles. Tengo claro que lo recomendaré en cada centro en el que trabaje, tanto a compañeros como a padres (mis alumnos son algo pequeños, pero algo podré hacer con ellos también).

Lo que menos me ha gustado: sinceramente, no haberlo leído antes. Con todo lo estricto, escrupuloso o cretino que me he vuelto con los libros, no puedo decir que haya algo que no me haya gustado, así que no haber podido descubrir a Marcos y a Fernando antes es lo que peor llevo de este hallazgo literario.

Dejad comentarios si os apetece, estaré encantado de contestarlos todos.

¡Un abrazo!

Jorge Pozo Soriano

“Puede que todo esto no sea más que la consecuencia de una sociedad errática que ya no sabe cómo canalizar su furia”.

Fernando J. López, “La edad de la ira!

Tamarán II

Siempre que os he hablado de Tamarán os he dicho que está pensado para una trilogía. No he querido dar nada por hecho porque esto de las sagas es un más difícil todavía… Si ya cuesta publicar un libro, imaginaos lo que es que te publiquen tres. Por si acaso, y como ya sabéis, “El destino de Tamarán: Los reinos incógnitos” es una historia que concluye y que, de ser única, tendría sentido y cerraría, aunque fui dejando algunos hilos de los que poder tirar en caso de que continuara.

33a974b33ad3b794fd52f0c087112955

Bien, hoy os puedo decir que hice bien en hacerlo así. Si no hay cambios de última hora, Tamarán tendrá continuación (tengo un editor que es una maravilla), así que yo ya estoy inmerso en la segunda parte, aún sin un subtítulo claro, pero ya bastante avanzada. A ver lo que da de sí este verano y hasta dónde puedo llegar. No voy a pensar en fechas porque luego pasa lo que pasa, pero quiero deciros que lo he cogido con muchísimas ganas, que ya llevo más de sesenta páginas escritas y que, de momento, creo que la trama avanza como debe.

Y vosotros, ¿habéis leído ya la primera parte? ¿Os ha gustado? ¡Contadme!

Besos y abrazos.

“Nada es más triste que la muerte de una ilusión”.

Arthur Koestler

I have always said that Tamaran was a trilogy project. I didn’t want to take anything for granted because a saga is something complicated. Being published is quite hard to achieve, so imagine when they have to publish not one but three books. Just in case, as you know, “The destiny of Tamaran: The incognito kingdoms” is a story with a clear end with all the sense if it had to be the only book, although I left some rows to pull out if there would be a “to be continued”.

33a974b33ad3b794fd52f0c087112955

Well, today I can tell you that I was right when I did so. If there are no changes, Tamaran will be continued (my editor is just wonderful), so I am completely immersed in the second part, still without a title, but quite advanced. I hope the summer helps me to keep writing being relaxed. I prefer not to think of any dates, but I feel strong and I have written more than sixty pages already, so I feel like I won’t need eight more years to finish it up.

Hugs and kisses.

“Nothing is sadder than the death of an illusion”.

Arthur Koestler

Booktrailer :)

Sin entreteneros con nada más, os invito a descubrir el booktrailer de “El destino de Tamarán: Los reinos incógnitos”, ¡espero que os guste!

“La felicidad es un camino, no el destino”.

Ben Sweetland

 

Getting straight to the point, I just want to share with you the booktrailer of “The destiny of Tamaran: The incognito kingdoms”, I just hope you enjoy it!

 

“Happiness is a journey, not a destination”.

Ben Sweetland

Mis primeros ilustradores/ My first illustrators

A la espera de que “El destino de Tamarán: Los reinos incógnitos” llegue a mis manos y a las vuestras (ya me han dicho que está en proceso de maquetación), le debo esta entrada a mis alumnos.

Hoy les he leído un cuento mío inédito que irá incluido en el segundo libro de cuentos que publique (si habéis visto el vídeo de la presentación de “Las bufandas de Lina y otros cuentos animalados” sabréis que los cuentos tendrán como protagonistas a criaturas fantásticas y no a animales) y les he pedido que se conviertan en los primeros ilustradores.

Siempre intento que adquieran gusto por leer y me aprovecho un poco de ser escritor para encender en ellos esa llamita para que lean todo lo posible.

El resultado ha sido este que veis, ¡no han podido hacerlo mejor! Les he prometido que subiría los que mejor quedaran, y aquí lo tenéis. Espero que os gusten tanto como a mí.

“El gusto por la lectura se adquiere casi siempre en la niñez, y me sorprende que parezca tan difícil inculcarlo”.

Esther Tusquets

 

Still waiting for my new book to get published (I’ve been told they are already editing it), I owe this post to my students.

Today I have told them a tale written by myself that will be one of the six stories included in my second children book (with fantastic creatures as their protagonists) and I have asked them to be the first illustrators.

I always try to instil them the taste for reading and I take my author position in advantage to light a small flame in them and try to make them read as much as they can.

This is the result; they’ve done it fantastically! I have promised them that I was going to upload the best ones to my blog, so here you go. I hope you’ll like them as much as I do.

“The taste for reading starts in the childhood the most of the times, and it is hard to believe that it is so difficult to instil it”.

Esther Tusquets

¡Estoy de vuelta!/ I am back!

¡Ya estoy de vuelta!

Esta entrada va destinada a disculparme, a contaros cómo va el proceso de “El destino de Tamarán” y a comentaros cositas sobre el blog.

Lo primero, pediros perdón por la tardanza en retomar el blog. La última revisión del libro me supuso un esfuerzo ingente y, entre eso y otras obligaciones, necesitaba descansar un poco.

En cuanto a Tamarán, tal y como quería, dejé todo enviado antes de que terminara el mes de enero (libro revisado, ilustraciones, textos para la contra, biografías, agradecimientos…), así que ya solo queda esperar a que maqueten e impriman. Os daría una fecha, pero prefiero ser cauto y avisaros cuando ya sea definitiva (sorry!).

Este tiempo también lo he empleado en pensar cómo puedo mejorar el blog. Siguiendo consejos y espiando algunos a algunos blogueros tengo algunas ideas (reseñas, algún vídeo, consejos literarios…). Quiero intentar hacerlo más atractivo para vosotros, así que espero acertar.

Nada más por el momento. Os iré informando de las novedades sobre Tamarán, que ya está a punto de caramelo ¡y aún no me lo creo!

Gracias por seguir ahí.

¡Besos para todos!

“No hay nada como volver a un lugar que permanece sin cambios para descubrir cómo has cambiado tú”.

Nelson Mandela

 

I am back!

I am using this post to apologize with you, to tell you about how “The destiny of Tamarán” goes and to share with you some things about the blog.

First, please forgive me for taking such a long break. The last revision of the book has been exhausting and due to some other obligations, I needed to relax for a little while.

About Tamarán, just as I wanted to do, I sent it all before February (book, illustrations, texts for the cover, biographies, appreciations…), so now we just need to wait until it gets edited and printed. I would love to give you a date, but I prefer to be careful and wait until I’ve got something definitive.

I’ve used this break also to think about how to improve my blog. Following some advices and spying some other bloggers I’ve got some ideas (reviews, some videos, writing advices…). I want to try to make it catchier for you, so I hope I can make it.

Nothing else so far. I will keep you updated about Tamarán, I can’t wait to have it with me!

Thanks for being there,

Kisses for all of you!

“There is nothing like returning to a place that remains unchanged to find the ways in which you yourself have altered”.

Nelson Mandela

Cambios en Tamarán/ Changes in Tamarán

Quizás me pase por inexperto, por iluso o por ansioso; o, quizás, me pase un poco por todo.

Os informé de que mi próximo libro, “El destino de Tamarán: Los reinos incógnitos”, se publicaría en Navidades y no va  a poder ser así, como habréis notado. La “culpa” la tuvo una ya amiga que me dijo que necesitaba darle una vuelta a la novela y corregir algunos errores que había. Al principio me ha estado ayudando ella (enseñando, diría yo), pero sus obligaciones le impiden seguir haciéndolo y “solo” (es ya muchísimo para mí) me pudo revisar más o menos la mitad.

¿Qué ocurre ahora? Pues que me toca darme la paliza y terminar yo las revisiones durante las vacaciones de Navidad. Entre varios lectores que me están echando una mano para descubrir errores y lo aprendido, quiero dejar todo cerrado, como tarde, a finales de enero. Eso sí, ya no os informo de fechas hasta que todo sea seguro, que luego tengo que desdecirme 😉

Hasta entonces, espero que lo entendáis, dejaré el blog en pausa, que es mucho trabajo el que tengo que hacer. Si hay noticias importantes, os las comunicaré en cuanto pueda.

Besos, abrazos y ¡felices vacaciones!

“El éxito no se logra solo con cualidades especiales. Es sobre todo un trabajo de constancia, de método y de organización”.

Jean-Pierre Sergent

 

Maybe it happens to me because I am unexperienced, naive or an eager; or maybe it is a mix of everything.

I informed you that my next book, “The destiny of Tamarán: The incognito kingdoms”, was going to be published in Christmas and it will be impossible, as you would’ve noticed. I “blame” it on a friend who told me that I needed to re-think the novel and correct some mistakes that she found. She has been helping me for some time, but “only” revised the half of the book, but her obligations need her, so she has had to quit (thanks!).

So, what now? I need to work a lot to finish up the revisión myself during Christmas holidays. Helped by some readers and by everything I have learnt, I want to close everything at the end of January, the latest. But I won’t give you any dates anymore 😉

Until then, I hope you’ll understand, the blog will remain in stand-by, as it is a lot of work to do. If I need to give you some important news, I will do it as soon as I can.

Kisses, hugs and happy holidays!

“Success is not just a matter of special features. It is a work of persistence, method and organization”.

Jean-Pierre Sergent