Agradecimientos/ Appreciation

Más palabras habrían sobrado…

6c71757809c57b6cd481158c4e56b962

“El tiempo nada cura, solo engaña,
procura esconder duelos con rutinas
y pasan días nueve uno tras otro
y junios que del todo borraría”.

Jorge Pozo Soriano

 

More words would’ve been more than enough…

6c71757809c57b6cd481158c4e56b962

“Time is not a doctor, it only tricks you,
it tries to hide the sorrow with routines
and days nine keep going away
and also unes that I’d remove for good”.
Jorge Pozo Soriano

 

 

La primera reseña de Tamarán (only Spanish)

¡Qué ganas tenía de hacer esta entrada! Por primera vez en mi vida como escritor, un libro mío, “El destino de Tamarán: Los reinos incógnitos”, aparece en un blog de literatura junto a una reseña.

No os podéis imaginar la emoción mientras la leía, los nervios… y la satisfacción de comprobar que a la autora del blog, Laura Contrera Hernández, de Mi vida entre libros, le gustó tanto la historia, la ambientación y los personajes de Tamarán.

Gracias, mil gracias, Laura, este hecho que para ti puede parecer simple, lo recordaré toda la vida.

da8cf9a337149a35011b0b8aaab9936d

¡Espero que os guste tanto como a mí y que os den ganas de leerlo! (Pinchad en la imagen para leerlo).

“El agradecimiento es la memoria del corazón”.

Lao Tse

Lo mejor de ser profe/ The best thing of being a teacher

En los últimos días he recibido varios mensajes en forma de tarjeta, e-mail o de voz que han hecho que siga afianzándome en la idea de que cambiar toda mi vida para estudiar Magisterio ha sido una de las mejores decisiones que he tomado nunca.

No quiero enrollarme demasiado, tan solo diré que lo mejor que te puede ocurrir cuando eres profesor es que tus alumnos te recuerden. Si consigues eso, puedes estar más que satisfecho, pues significará que has hecho bien tu trabajo.

La semana pasada recibí dos mensajes que me hicieron sentirme muy orgulloso y estar muy feliz. Uno, de Vanessa, una alumna mía durante este curso que el próximo año irá a la universidad a estudiar español. Me regaló una taza y una tarjeta en la que me agradecía todo lo que he hecho por ella durante el curso y me decía que, sin mi ayuda, su español no sería ni la mitad de bueno. El otro, de la mamá de una de las alumnas que tuve durante mis últimas prácticas, diciéndome que su hija se acordaba mucho de mí y que había significado mucho para ella.

Qué os voy a decir, lloré con los dos mensajes. Pero lloré de felicidad. No me esperaba ninguno de los dos mensajes, y recibirlos me hizo pensar que he hecho bien mi trabajo y que algunos de mis alumnos se acordarán de mí porque les aporté algo importante. Y, con eso, soy FELIZ.

Gracias, Vanessa. Gracias, A, P y E (no he puesto vuestros nombres, por si lo preferíais así). Gracias por alegrarme la semana y por hacerme saber que estoy haciendo lo que realmente me gusta hacer: enseñar.

 “Si quieres aprender, enseña”.

Cicerón

During the last days I have received some messages in a card, an e-mail or by voice that have made me reassure that changing my whole life to become a teacher has been one of the best decisions that I have ever made.

I don’t want to talk too much; I just want to say that the best thing you can get when you are a teacher is that your pupils will remember you. If you get that, you can be more than satisfied, as it will mean that you have done your work in the best possible way.

Last week I received two messages that made me feel extremely proud and happy. One, from Vanessa, one of my students during this year who will study Spanish at uni. She gave me a mug and a card in which she thanked me for all that I have done for her and said that, without me, her Spanish wouldn’t be as good as it is now. The other one, from one of my students last year during my teaching practice’s mother, telling me that her daughter still remembers me and that I meant a lot for her.

What can I say? I just cried with both messages. But there were tears of happiness. I didn’t expect any of them, and they both made me think that I did my work well and that some of my students will remember me because I gave them something important. And, just because of that, I am HAPPY.

Thank you, Vanessa. Thank you, APilar and E (maybe you didn’t want me to write your names down, so I have just written your initials, just in case). Thanks for making my week and for letting me know that I am doing what I really want to do: teaching.

“If you want to learn, teach”.

Ciceron