Intentando hacer algo diferente/ Trying to make something different

Después de tener acabado “Las bufandas de Lina y otros cuentos animalados”, “El destino de Tamarán” y “A la sombra de un gigante”, los tres proyectos que tengo coleando por ahí, ya estoy trabajando en el siguiente.

Con lo que llevo, aunque aún son solo proyectos, he cubierto varios campos de la literatura infantil y juvenil.

Como ya sabéis, los cuentos de Lina y de otros personajes cubren lo que sería los cuentos infantiles tradicionales. Tamarán es (en principio) una trilogía de literatura fantástica que podría asemejarse a la fantasía heroica, con algunas características (sin compararme con nadie, obviamente) propias de “Las Crónicas de Narnia”, “El Señor de los Anillos”, “La Historia Interminable” o “Memorias de Idhún”. Con el gigante podríamos estar hablando de lo que Alazraki denomina literatura neofantástica.

Pues bien, con la idea de intentar no repetirme en lo que escribo (aunque, si me dejan, seguiré escribiendo más cosas dentro de esos mismos campos), el libro que estoy escribiendo ahora cambia de registro. Siguiendo por la fantasía, esta vez se trata de una distopía, y solo va a ser un libro. Para los que no lo sepáis, una distopía viene a ser lo contrario a una utopía, es decir, son historias en las que se presenta un mundo desolado, empeorado, devastado… Sagas como “Los Juegos del Hambre” o “Divergente” encajarían en este tipo de literatura, aunque la historia que estoy escribiendo no es tan futurista, por eso de intentar hacer algo diferente.

Como ya anuncié en Facebook hace tiempo, me he planteado acabarlo en verano. Por el momento, llevo tan solo diez páginas, pero tengo toda la historia más o menos planificada. No adelanto título ni argumento ni nada, que luego esas cosas cambian y no quiero liaros. Solo os diré que, como siempre que escribo, tengo muchísima ilusión y muchísimas ganas de seguir tamborileando el teclado para que la historia avance.

Aprovecho para seguir dándoos las gracias a todos los que me leéis, os digo de corazón que me animáis muchísimo a seguir escribiendo. ¡Un abrazo grande!

 “Los libros son las abejas que llevan el polen de una inteligencia a otra”.

James Russell Lowell

 

 

After finishing “Lina’s scarves and other animalated tales”, “Tamaran’s fate” and “In the shadow of a giant”, the three projects I am moving around, I am already working on the next one.

With these three stories, even if they are still just projects, I have covered several children’s and young adults’ literature fields.

As you know, Lina’s and other characters’ tales could cover traditional children’s tales. Tamarán is (or so I hope) a fantasy trilogy that could be included in the known as heroic fantasy, with some similarities (without comparing myself to any of them) from “The Chronicles of Narnia”, “The Lord of the Rings”, “The Neverending Story” or “Idhun’s Memories”. With the giant we could be talking about what Alazraki calls neo-fantasy literature.

Well, with the idea of trying not to repeat the same topics when I write (although I will keep on writing more stories like the ones I have already written), the book I am writing now changes the register. Still on fantasy, this time it is a dystopia, and it will only be one book. For those who don’t know what a dystopia is, it is the opposite of an utopia, that is, stories where the world is presented as something destroyed, deteriorated, devastated… Sagas like “The Hunger Games” or “Divergent” would fit in this kind of literature, but the story I am writing is not as futuristic as them, just to try to make something different.

As I announced some time ago on Facebook, my intention is finishing it during the summer. By now, I just have written ten pages, but the whole story is more or less planned. I won’t say anything about the title, not even about the plot, as these things change and I don’t want to mess it up. The only thing I’ll say is that, as every time I write something, I am full of illusion and dying to keep on drumming the keyboard to make the story progress.

I also wanted to thank every single person that reads me, I truly mean it when I say that you encourage me a lot to keep on writing. Big hugs!

“Books are the bees which carry the quickening polen from one to another mind”.

James Russell Lowell

Anuncios

El destino de Tamarán…

Los que me conocéis o sois asiduos al blog sabréis qué significa Tamarán… En realidad, significa dos cosas.

Tamarán, como palabra, es el nombre que los guanches le dieron a la isla de Gran Canaria, y significa “tierra de valientes”.

Por otra, es parte del título de una saga que espero poder publicar algún día. El primer libro ya está escrito, aunque sigue en proceso de revisión, que está siendo mucho más costoso que escribirlo, aunque absolutamente necesario. Se trata de una saga de lo que se conoce como literatura juvenil fantástica, con elementos parecidos a los que pueden aparecer en Las crónicas de Narnia, Memorias de Idhún o La historia interminable, sin que esto sirva como una comparación con ninguna de ellas.

Empecé a escribirlo el año que estuve viviendo en Florencia, después de un sueño en el que un niño descendía por un sendero hasta que encontraba una cascada que alimentaba un lago. Al principio no pensé que de ese sueño fuera a salir algo tan “ambicioso”. Quizás un relato corto, un cuento… Pero nunca creí que escribiría un libro de, por el momento, más de doscientas páginas (a ordenador), ni mucho menos que tuviera en mente ya las dos partes siguientes e, incluso, comenzada la segunda.

La verdad es que ha sido un trabajo muy duro, pero he podido experimentar la increíble sensación de ir dándole vida a los distintos personajes, de crear piedra a piedra un mundo totalmente nuevo, de tomar decisiones sobre todo lo que iba aconteciendo… Seguro que aún tengo que mejorar muchas cosas, que todavía me quedan muchas horas delante del ordenador cambiando, eliminando o añadiendo nuevas palabras, pero tengo la ilusión de que, algún día, todos podáis leer algo más que este principio que os dejo… ¡Espero que os pique el gusanillo! Por supuesto, la ilustración para la portada es de Marta Marbán de Frutos.

Hay instantes en los que la rueda de la vida puede dar un giro tan brusco que todo lo que nos rodea, sin apenas esperarlo, se desmorona ante nuestros propios ojos. Momentos en los que nuestra existencia se ve transformada de repente, sin que podamos hacer nada para evitarlo. De este modo, la vida de Gabriel cambió en un solo instante, en un solo momento, y ya nunca volvería a ser la misma.

Papá, y ¿por qué?

¿Por qué, qué, hijo?

¿Por qué la gente tiene que morir?

Gaby, la gente muere porque se hace mayor. Más que morirse es como acabárseles la vida, como una estrella a la que se le apaga la luz.

¿Y los niños? ¿Los niños por qué mueren?

Los niños están llenos de luz, hijo, pero a veces esa luz también se apaga, y cuando sucede es algo tan incomprensible que la gente que conoce a ese niño también se queda casi a oscuras, también se va quedando sin luz.

Y así era como se sentía Ángel desde el accidente, en la más profunda oscuridad.

“Es el mundo de las Fantasías humanas. Cada parte, cada criatura, pertenecen al mundo de los sueños y esperanzas de la humanidad. Por consiguiente, no existen límites para Fantasía…”

Michael Ende, La historia interminable