La bruja de la burbuja

Hoy os dejo un pequeño cuento rimado que también escribí para la asignatura “Lectura y escritura creativa”, para que podáis ir conociendo un poco más de las cosas que hago… Los dibujos son de mi madre, ¡que es una artista! Espero que os guste y que os vayáis animando más a dejar algún comentario.

Vivía Bibiana en una burbuja que siempre flotaba y flotaba y que, con magia de bruja, nunca jamás se pinchaba.

Era una bruja, Bibiana, como las de los viejos cuentos. Sombrero de punta, piel verde rana, nariz con verruga y melena al viento.

En su casa voladora por todo el mundo viajaba. Desde la India hasta Angola, pasando por Perú y Holanda.

 

De aventura en aventura conocía mil secretos. Era la bruja más astuta que hubo en todos los tiempos.

Un día que estaba aburrida tuvo una brillante idea: A todas las guapas de China las convertiría en feas.

Pensó: “¡Uy, qué divertido!” Las chinas lloraban de pena. “¡Esto hay que repetirlo!” Y voló hasta Venezuela.

A todas las flacas, las volvió obesas. Las chicas gritaban de rabia. “¡Quiero hacer otra de estas!” Y se fue hasta Tanzania.

 

Cuando ya había acabado de robarles la belleza pensó: “¡es un milagro! ¡Ahora yo soy la más bella!”

Para de todas burlarse volvió a recorrer el planeta. Pero más que alegrarse, se quedó bastante inquieta.

Todas las chicas reían, jugaban, estaban contentas. Bibiana no lo entendía. “¡Si son feas y grasientas!”

 

Las chicas, al verla arriba, gritaron hacia su burbuja: “¡Nosotras tenemos amigas! ¡No como tú, mala bruja!”

“Si hacemos el bien por interés, seremos astutos, pero nunca buenos”.

Cicerón